Creado por El Vuelo de la Mariposa

Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

Maira: Relato de vuelo

04/12/2019

Maira: Relato de vuelo

Empieza de la misma forma que casi todos mis vuelos: llegando a la playa, encontrándome con mis familiares y disfrutando de la playa tal como un día en familia. Nos sentamos en la arena y llega Ariana la Niña de Deo, con un niño de 5 años, su piel blanca, cabello castaño, su cabello liso. 

Hola José Luis,

Deseo contarte acerca de El vuelo… guiado por Mar el pasado domingo.

 

Empieza de la misma forma que casi todos mis vuelos: llegando a la playa, encontrándome con mis familiares y disfrutando de la playa tal como un día en familia. Nos sentamos en la arena y llega Ariana la Niña de Deo, con un niño de 5 años, su piel blanca, cabello castaño, su cabello liso. Pero no mostraba ninguna expresión. Los tomé de la mano a él y a Ariana, caminamos por la playa, pero no se veía ninguna expresión en su carita. Luego de esto, mi abuela lo sienta en sus piernas. Se ve cansado y se mira sus deditos.

Espero que Mar me llame y le cuento. Entonces empieza a preguntar si alguien es la mamá del niño. Yo lo miro a y le pregunto acerca de las voces que oye (si nos está oyendo), pero solo me mira y sigue agachado.

Entonces ya se piensa que el niño necesita ir a La luz y yo nerviosa llamo a Zeida para que me ayude.

Zeida entra en mi vuelo y ve al niño. Mi abuelita se lo entrega a Zeida y toca en la frente y la abraza. Entonces, Zeida se va con el niño cerca del templo, en el que ella ha visto La Luz y ahí lo deja. Ve que el niño le manda un beso y se entrega a La Luz.

Deseo que lo comparta, ya que para mí, esta experiencia ha sido especial. En todos mis vuelos veo gente que está en La Luz, pero esta vez vi el niño que Ariana y mi familia deseaban que él estuviera en la luz, para que se sintiera pleno, feliz e integrado con todos.

 

Nuevo testimonio:

Mi José querido te quiero compartir mi vuelo guiada por Irene:

Después de entregar mis sentimientos a mi amado Jesús llego al templo, el cual es de paredes de mármol y no tiene puerta.

Llego hasta el altar, el cual sostiene el cofre de cristal que contiene el polvo de estrellas. Tomo parte de él, lo coloco en una cartera y me dirijo afuera. Siento el aire fresco con olor a hierba. Miro a todos los lados y veo una silla de parque. Me siento y veo a mi hijo a un lado y al otro extremo al padre de mi prima. Nos sentimos contentos. Le pregunto por mi abuela y dice que está cuidando de unos niños y que no puede venir. Le pido que me lleve a verla, así sea de lejos, que no la quiero interrumpir. Ya la veo sentada cerca de un lago y una cerca que al otro lado había ovejas. Ella me ve y se pone muy contenta. Había un árbol inmenso, pero que en vez de dar sombra iluminaba ese lugar. Debajo del árbol estaba mi primo que la acompañaba en su quehacer.

Veo un grupo de niños; Steven le enseña a uno a elevar una cometa. Luego carga a otro y lo aproxima a las ovejas. Veo el rostro de una niña de unos ocho años más o menos y sé que alguien la trae en su espalda, y es el padre de mi prima. Se sientan en una banca de parque y comienza a consentirle y dice que necesita caricias de papá y mamá.

Veo a Ariana. Le doy un dulce y ella feliz. Entonces le digo: “Si no te doy el dulce no te habías dejado ver ah ?” Y se ríe.

Termino el vuelo y le cuento a mi prima acerca de su padre porque lo vi muy dedicado a la niña y ella automáticamente me dice que hubo un embarazo perdido y la nena es una hermanita del cielo.

Un abrazo inmenso.

 

Nuevo Testimonio de Maira

Hoy en el vuelo guiada por Karol y tú José Luis pasó algo que para mí fue muy bonito y no lo había sentido de esa forma , después de llegar al templo y recoger el precioso polvo de estrellas que hoy se tornó de color plata, me dirigí a el encuentro de mi familia me adentro en un bosque de ensueño que tenía en el fondo una cascada de aguas azules si azules veo a mi abuela sentada en una peña y me sonríe la abrazo y siento que no voy a ver a los demás porque creo están ocupados aunque sé que ellos pueden estar en múltiples sitios a la vez en fin aparece el padre de mi prima me abraza y besa mi cabeza, yo deseo recostarme en mi cama pero sigo estando en el Azul y empiezo a sentir a mi hijo que pasa su mano por mi nuca y su mano suave me acariciaba como lo hacía yo con el pero lo especial y raro por así decirlo yo en el Azul lo escuchaba que me decía yo estoy aquí y allá sentía en mi cuerpo físico su caricia y en el Azul escuchaba su voz, fue hermoso. Gracias José por todo lo que haces por nosotros.

Testimonio de Marbelia Testimonio de Chema