Creado por El Vuelo de la Mariposa

Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

Plácido: Relato de vuelo

04/13/2019

Plácido: Relato de vuelo

Experiencia del vuelo del 20 9 09

Estaba haciendo una relajación y me sentía muy bien, a medida que trascurría el tiempo fui tomando conciencia de donde estaba. Estaba en un sitio precioso lleno de flores y de verde por todos lados, de momento vi a Plácido José que me dijo que nos sentáramos en un banco que había a la derecha del camino, es el banco en donde nos solemos sentar siempre. Estábamos sentados y me dijo que tenía que dejarme solo, que iba a tener una visita. Me dio un beso él y otro José, que también estaba con nosotros en el banco, se alejaron y me quedé solo mirando la belleza del sitio, ya digo que era muy bonito parecía una película de valles y montañas, con sus árboles muy frondosos, su río con las aguas cristalinas y hasta una cascada.

Experiencia del vuelo del 20 9 09

Estaba haciendo una relajación y me sentía muy bien, a medida que trascurría el tiempo fui tomando conciencia de donde estaba. Estaba en un sitio precioso lleno de flores y de verde por todos lados, de momento vi a Plácido José que me dijo que nos sentáramos en un banco que había a la derecha del camino, es el banco en donde nos solemos sentar siempre. Estábamos sentados y me dijo que tenía que dejarme solo, que iba a tener una visita. Me dio un beso él y otro José, que también estaba con nosotros en el banco, se alejaron y me quedé solo mirando la belleza del sitio, ya digo que era muy bonito parecía una película de valles y montañas, con sus árboles muy frondosos, su río con las aguas cristalinas y hasta una cascada.

Cuando miré a la derecha vi venir a una chica que ya conocía, se llamaba Loli. Se acercó y me dio un abrazo. Le pregunté que si le pasaba algo o que si quería algo de mí y ella sonriendo me dijo que no, pero que estaba muy contenta de que fuera a verla.

Me emocioné con esta chica, aunque yo sólo la conocía de vista. Le dije que si quería que le dijera algo a sus padres y me respondió que no, que su madre la sentía siempre a su lado y que de momento era suficiente. Le dije que no tenía ningún inconveniente en decirle que había estado con ella, pero me repitió que su madre siempre estaba pensando en ella y ella siempre estaba a su lado.

Me preguntó que por qué sólo veníamos nosotros a verlos, que podían venir más personas. Le dije que no todas estaban preparadas para hacerlo, que era muy fácil pero que por distintas razones la mayoría de las personas no podían o no querían concentrarse en el vuelo, que en definitiva eso es lo que había que hacer. Le dije que la primera vez que hice el vuelo sólo pude ver a mi hijo de lejos pero que contra más lo hacía y más empeño ponía lo veía más hasta que pude hablar con él y ahora casi no necesito hacer mucha relajación, con un poco que piense en él, enseguida lo sentía conmigo, no solo a Plácido José sino también mi otro hijo José.

Pasó un rato y me dijo que todo esto estaba bien, que poco a poco todas las personas podrán estar con sus seres queridos que partieron hacia otro sitio mejor y que conforme pase el tiempo lo verán como algo normal. Me dijo, tú imagínate hace cien años, si en esa época le hubieran dicho a alguien que se podría estar hablando por teléfono con América como si estuvieran en el salón de tu casa, qué hubiera pensado esa persona, no se lo creería y seguro que la tomarían por algo raro. Eso es lo que pasa ahora con los vuelos, pero con el tiempo todo será normal, lo que no será normal es que alguna persona no pudiera estar con nosotros. Y te digo más, llegará un DIA que la muerte del ser querido no se sentirá con tanto dolor. Será como si se hubiera ido a vivir a otra ciudad, porque se abrirán portales que a nadie les sorprenderá y se podrá viajar de la dimensión de la tierra hacia ésta, pero para eso tendrá que pasar mucho tiempo. Aquí también tenemos una dimensión más elevada a la que no podemos llegar hasta que estemos preparados. Que nadie se sorprenda, porque es normal. Es como cuando aprendes a utilizar el ordenador u otra cosa, al principio te crees que eso no es para ti, pero con el tiempo lo ves tan normal. Eso es lo que pasará, pero insisto no será fácil ni en seguida...

Ya me dolía la cabeza de tanta concentración, pues este vuelo no fue fácil para mí. Mientras Loli me hablaba yo me salía y tenía que entrar constantemente. Loli me dijo que mis hijos ya venían para despedirse. Llegaron los dos, les di un beso y Placido José me dijo que mamá tenía que intentarlo otra y otra vez, que al final conseguirá entrar con la misma facilidad que entro yo. Le dije que se lo diría y que intentaría convencerla. Me despedí de Loli, le di un beso y me dijo que ahora tenía que descansar, que hoy he tenido muchas emociones. Que otro día seguiremos y te seguiré contando todo lo que hacemos aquí y que será muy interesante.

Me fui al templo, cogí un poco de polvo de estrellas y me dispuse a regresar a casa. Me costó un poco porque estaba solo y Jose Luis no estaba para ayudarme. Me hice un poco de sanación con el polvo de estrellas y se me quitó el dolor de cabeza y al momento ya estaba en mi casa.

Y ESO ES TODO.

Testimonio de Loly Testimonio de Carmen