Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

Varios: Relato de vuelo

14/04/2019

Varios: Relato de vuelo

Primero solo veía más árboles, pero después a lo lejos miré que la hierba cambiaba de color de muy verde a verde con amarillo. Y vi también una cerca y detrás de ella un árbol muy grande y frondoso.

1) Hoy quiero contarles mi vuelo del día sábado. 

 Me miré caminando por el costado de una montaña y miré una flor roja y Karol me dijo que la llevara conmigo. Seguí caminando y me acerqué a un árbol, después de agradecerle me subí a su copa y con polvo de estrellas empecé a volar.

Primero solo veía más árboles, pero después a lo lejos miré que la hierba cambiaba de color de muy verde a verde con amarillo. Y vi también una cerca y detrás de ella un árbol muy grande y frondoso. Volé hacia él, cuando llegué, crucé la cerca y me acerqué al árbol. Lo abracé pero nada pasó. Después miré a mi izquierda y había una casa de color azul bajito. Karol me dice que vaya hacia ella, la puerta era de cristal y estaba abierta, al entrar había una sala y un pasillo largo. Caminé por él pero no había puertas ni ventanas, sólo una inmensa luz y como una puerta en la pared a mi lado izquierdo. Karol me indica que regrese a la sala que había pasado y que busque una silla. No veía a nadie, pero sí encontré una silla mecedora alta. Me siento en ella y se me pide que cierre mis ojos y diga que si hay alguien ahí que me agarre las manos. Luego sentí que me tomaban de las manos y sentí, sin ver aún, que era mi hermana (ella falleció en Julio 2016) abrí mis ojos y la pude ver. Ella estaba feliz de verme y yo igual. Nos abrazamos muy fuerte, le pregunté si había más familia con ella y me dijo que estaba sola, así que Mar dijo que no estaba en la luz y que había que guiarla hacia ella. Se lo expliqué a mi hermana y aceptó.

Caminamos juntas hacia la puerta de luz que ya había visto antes en el pasillo, nos abrazamos muy fuerte, le dije que volvería para vernos de nuevo y su respuesta fue: Claro que sí! y con su gran sonrisa camino y cruzó la luz.

Gracias de todo corazón a todas las personas que nos dedican su valioso tiempo para ayudarnos a calmar este dolor tan grande que nos dejan nuestros seres queridos al marcharse al cielo.

 

2) Me gustaría contarles mi experiencia. Al principio me costó concentrarme Después aparecí en una pradera, escuchaba el sonido de agua, me guíe llegué y había una cascada, el agua era tibia y transparente. En el camino había dos nenas rubias. No se veía bien su carita pero eran de pestañas largas, nariz chica, sonrientes, su cabello era rubio con bucles largos. Las abracé, se dejaron dar besos y acariciar. Ellas me guiaron hasta mi padre que sonriente estaba espiándome detrás de un árbol. Me abraza sonriente. Me quedé en sus brazos, entonces él me guía caminando delante de mí. Me voltea, me agarra de la mano y me lleva con mi sobrino Ale. Toco su cara y nos abrazamos los tres. Ahí quedó con ellos. De repente los veo caminar en un cielo celeste, iban sonriendo, mi abuela, abuelo mi papá y mi sobrino. Mi abuela me tira besos, mi abuelo sólo sonreía mi papá. Yo les tiraba besos y él los agarraba con la mano, como hacíamos acá. Él llevaba a mi sobrino abrazado y saludaban. Fue una experiencia hermosa, una paz y mucho amor. Y llanto de emoción. Dios quiera que todos puedan hacerlo y lograrlo, es algo maravilloso.

 

3) Voy a intentar explicar lo inexplicable en palabras. Este era mi segundo vuelo. Yo estaba tranquila y llevé muy bien la relajación y meditación y con ello mi llegada en compañía de los demás a un prado verde de hierba alta con un cielo azul espectacular. Enseguida vi una especie de casa vieja con tinajas enormes. Entré y vi las escaleras de cristal resplandeciente. Las subí con emoción, pero empezaron a llamar para guiar a otros participantes y yo imaginaba cada vuelo. Lo visualizaba perfectamente. Pero algo me llamaba. Volví a las escaleras y una niña rubia me dio la mano. Ella llevaba polvo de oro en sus manos. Atravesamos una puerta con una luz hermosa y se subió a mis brazos. Yo empecé a llorar. Era tan infinito el Amor que me transmitía. La ternura. Yo no la conocía. Sé bajó y me guió a un prado verde con una cascada que caía como estrellas de plata a un lago. Sentí la mano de mi hijo en mi estómago. Era su mano con las uñas mordidas y su piel juvenil algo áspera. La acaricié. La niña se estaba bañando. Yo de repente miré y me vi embarazada. Y a mi hijo delante mío con su sonrisa eterna. Yo no podía dejar de llorar pero era feliz. Volví a ver a mi abuela detrás de mi hijo con sus bondadosos ojos protectores. Cuidaba de mi hijo y de la niña. Mar me dijo que cogiera a la niña en brazos. Yo acariciaba a mi hijo y no podía ni hablar del sentimiento de paz cariño cobijo y alivio que sentía. Pregunté a la niña si me conocía dijo que sí que se llamaba Ana. Mar me insistió que le preguntara si era mi hija. Yo no tuve ningún aborto y no quería saber. Pero mi hijo me dijo que sí y que mi abuela los cuidaba a los dos. Los protegía. Yo lo sentía pero aún no lo puedo creer. Al lado del lago había una feria con una noria de colores que deslumbraban. Había muchos niños y aparecieron más personas. Yo no recordaba mi cuerpo físico. Estaba llorando feliz. Un niño rubio jugaba a mi alrededor. Mi hijo mandó un abrazo a su hermano en la tierra. Había gente alrededor. Feliz. Con luz. Algunos eran familiares de los que escuchaban. El niño mandaba besos a su madre y yo sentía ese abrazo. Es una vivencia tan intensa y especial que yo no me quería marchar. Volví con los demás. Agotada. Tranquila. Y por primera en once meses he dormido una noche entera. Sin despertarme cada hora. Hoy con ojeras de tanto llorar ayer. Todavía veo y siento el azul. Gracias Mar y Karol por esta experiencia que me ha devuelto algo de tranquilidad y esperanza en mi corazón. Qué hermosa experiencia!!!

 

4) Hola amig@s. Mi experiencia fue breve, pues me interrumpieron y me salí del vuelo, pero increíble. En mi tercer vuelo conseguí ver a mi madre, ella era y es el motor de mi vida. En el primer vuelo tenía muchísimo miedo, sobre todo por desconocimiento y por cierta imposición como que estas cosas no son buenas. De la mano de Mar y de Karol llegué a una casa, más que un templo. Era muy blanca y entré. Me quedé en espera mirando y sintiendo, pero no conseguía ir más allá. Mar me ayudó a seguir y vi la casa por dentro, vacía y bañada de una luz blanca que procedía de arriba. Me puse debajo de esa luz bañándome de ella y salí al exterior. Vi un campo era una especie de pradera con árboles verdes muy hermosos y abrace a uno dándole amor, echando polvo de estrellas. No veía nada más y pidiendo permiso al árbol subí a su copa .Al principio no veía nada eché más polvo de estrellas como me iba indicando Mar y después vi como una llanura muy verde y un río. Cuando extendí mis brazos para ir allá pude sentir una sensación de plenitud, el viento en todo el cuerpo, veía abajo todo verde hasta llegar al río y bajé. El río era de un agua azul transparente, podía ver piedras, muy hermoso. Metí las manos, eché polvo de estrellas. No venía ningún pez, ningún animal, me metí dentro tranquila, echando más polvo de estrellas y, en un momento dado veo un pajarillo a la orilla. Salí lo cogí, lo apreté contra mi corazón, lo besé y veía cómo revoloteaba sus alitas, era blanco gris y negro, chiquito, y sentí mucha emoción y ganas de llorar pero de alegría. Le pedí que se mostrara cómo era en realidad y por momentos no lo pude ver. Ahí me ayuda Karol. Cierro los ojos y al poco puedo notar una mano en mi mano izquierda. Puedo sentir un hormigueo en ella, con la otra mano la pongo encima de esa mano y abro los ojos. Puedo ver una mano incluso la forma de sus dedos .Ya sé quién es. Sigo acariciando su mano y subiendo por su brazo todo como Karol me va diciendo hasta que veo su cara. Está envuelta de mucha luz. Es mi madre, me sonríe, la veo igual que sus últimos años, se sorprende de verme ahí, pero porque me dice que no creía que me atrevería porque yo soy muy miedosa y, como que le da risa. Por Dios, fue increíble, no podría describir como me sentí. Me dijo que teníamos mucho que hablar, como si, no sé, como si estuviéramos separadas por unos pocos kilómetros. No sé si me explico, como si hiciera sólo unos días que no nos veíamos y poder charlar como en vida. Ella era muy habladora. Por desgracia me interrumpieron de afuera y perdí la conexión, la concentración y ya no pude abrazarla bien fuerte que es mi sueño. Pero esperaré la siguiente visita. Ahora estoy practicando más la meditación para sentirme más preparada y poder ver al resto de mi familia al otro lado en otro vuelo. Gracias amig@s y gracias a Mar y Karol.

 

5) Hola hoy fue mi primer vuelo, creí no lograrlo pero fue maravilloso. Fue doble regalo ya que fue mi hijo el primero en buscarme. La señal fue muy clara; su reloj, ya que cuando sufrió el accidente alguno de sus compañeros lo tomó. Vi, también a mi madre y a mi hermana a la cual, ahora entiendo, yo la confundí con mi hermana viva, pelo ahora estoy segura que fue una hermanita que murió a los cuatro años. Vi a mi madre y lo más hermoso pude ver a la virgen, pues yo siempre encomendaba a mi hijo con ella. Y por si fuera poco, ver a mi hijo y poderlo abrazar ya que cuando partió no nos dimos el beso de siempre. Mar, agradezco a Dios habernos cruzado en el camino.

 

6) Esta vez llegué a un templo blanco, hermoso, lleno de luz. Al fondo había un altar y en el centro una caja. Al abrirla salió un rayo de luz dorada. Me coloqué allí para recibir polvo de estrellas en forma de luz. Salí a la pradera. Había un hermoso cielo azul iluminado y un campo verde. Se sentía mucha paz y armonía. Árboles con flores alrededor. Y, de repente vi volar un ave blanca muy hermosa. Así como simbolizan el Espíritu Santo. La tomé entre mis manos e inmediatamente sentí un hormigueo por todo el cuerpo. La abracé junto a mi pecho y sentí mucho amor. Le di polvo de estrellas y cerré los ojos y, siguiendo las indicaciones de Mar, seguí acariciándola, pero ya no se sentía como ave, era una piel cálida. Toqué sus cabellos, eran muy suaves, respiré su olor, seguí tocando su frente su cara y ya lo sentía familiar abrí los ojos y allí estaba él, mi esposo, mi amado, radiante con sus ojos intensamente verdes llenos de amor, su sonrisa plena tierna y feliz. Me abrazó, nos abrazamos, nos besamos, me llenó de paz. Le pregunté por su madre que trascendió hace unos días, apenas al mes de su partida, ya que en nuestro vuelo anterior él me dijo que estuvo con ella al momento de su fallecimiento, pero luego no la vio más. Mis guías le mandaron a decir que tal vez ella estaría en una especie de hospital donde se recargan de energía los seres que trascienden, después de una larga y agotadora enfermedad. Él hasta hoy no se había reencontrado con Ella. Karol logró ubicarla a través de su niño que está en la luz y nos colabora amorosamente y le confirmó que estaba bien, que ya había visto a Jesús. En eso fueron a reunirse con mi Esposo y se abrazaron finalmente madre e hijo. Yo pude ver a mi suegra y sentí el amor y la felicidad de ambos por ese reencuentro maravilloso. Me siento muy feliz de saber de mi Amado Esposo.

 

7) Realicé el vuelo con Mar y Karol. Cuando estaba reunida con mi hermano y con mi hijo, llegó una señora que yo no conocía, nunca la había visto en mi vida. Me dijo que se llama Deisy, que fue la amiga de mi madre en su juventud y que ella siempre estaba con mi hijo y mi hermano. Cuando le consulté a mi mamá que si ella tuvo una amiga en sus tiempos de joven me dijo que si, una que se llamaba Deisy que ella la apreciaba mucho, que era enfermera y que murió de algo en un pulmón ya que fumaba mucho. Y ese era el problema que tuvieron siempre, a mi mamá no le gustaba que ella fumara. !!! Amigas y amigos yo creí que no podría hacerlo, pero fue una experiencia muy bonita poder ver esos ojos tan hermosos de mi hija sonrisa wou! Luego poder sentirla y abrazarla. Saber que está bien me llenó de mucha paz. No niego que me costó un poquito concentrarme, pero ver la apacibilidad de la cascada y esas flores tan bellas y únicas, me sentí en casa y la verdad hubiera querido quedarme con ella pero sé que aún no es mi tiempo.

 

8) Mi primer vuelo ha sido muy bonito. Después de atravesar el templo vi un paisaje precioso con una luz muy especial. Un pájaro me guía me lleva hasta una ciudad muy limpia. M me dirigí a un edificio que parecía una especie de hospital. Una señora no me dejaba pasar porque pensaba que mi hijo aún no estaba preparado. Me dijo que era una tía de mi madre. Cuando pude pasar encontré a mi hijo. Me contó que estaba aprendiendo muchas cosas y que pronto lo llevarían a una especie de clases. Me acompañó a otro edificio que era como la sede de un centro de telecomunicación y allí encontramos a mi padre, que estaba en un corredor con grandes ventanas, y se acercó nuestro perrillo. La sensación que me dejó fue muy placentera, pero mi mente sigue haciendo ruido pensando que todo es imaginación. Me gustaría repetir y verlo todo más claro, si es posible el Jueves. Gracias por la experiencia.

 

9) Realmente es una experiencia sublime... poderosa… llena de amor… Me concentré! Cerré mis ojos!! Primero vi a mi hijo!! Hermoso, con su bella sonrisa!! Y él fue a por mi abuelita! Me dijo, hola Maa. Y enseguida la vi a mi abuelita!! Lloré mucho. Los abracé!! Lloré. Ellos no lloraron, pero yo sí!! Nos fuimos a un jardín de flores moradas. Estaba en una banca y nos abrazamos los tres! Fue hermoso el momento!! Fue un minuto de felicidad!! Y se fueron!!! Fue la mejor experiencia!! Ese fue mi primer vuelo. La posibilidad de ver nuevamente a tus seres amados (mis bebés, en mi caso Lautaro y Matías) …de sentirlos, de saberlos felices, llenos de luz, sin dolor alguno… Realmente recomiendo esta experiencia… Quienes guían este viaje son personas maravillosas con mucho amor. Gracias infinitas.

 


10) Primeramente fue algo asombroso algo que jamás pensé vivir ya que no soy mucho de creer en cosas así poder ver de nuevo a mi hijo es algo increíble la sensación de paz indescriptible mientras lo abraso y le beso mi corazón se quería salir de mi pecho luego poco a poco se me tranquiliza y sigo disfrutando de la dicha de tener y sentir a mi gigantón junto a mí y no vasta también pude ver a mi padre estar justo a ellos verlos felices que están bien y gozan de la compañía de muchas más personas les diré no es fácil pero si es posible y muy hermoso la experiencia más grata que se puede vivir son sentimientos increíbles una paz inmensa bonita muy agradecida con las personas que lo hacen posible. Dios las bendiga y las guíe siempre para que como a mí sigan ayudando y asiendo que las personas encuentren paz gracias de corazón gracias Mar y Karol bendecidas sean gracias.

Noelia: Relato de vuelo Nancy: Relato de vuelo