Creado por El Vuelo de la Mariposa

Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

Juliano: Relato de vuelo

04/13/2019

Juliano: Relato de vuelo

Fue un cumplea√Īos que no festej√©, pero mi cari√Īo me regal√≥ un coraz√≥n de chocolate blanco desde su cama.


Fue un cumplea√Īos que no festej√©, pero mi cari√Īo me regal√≥ un coraz√≥n de chocolate blanco desde su cama.

Entr√© en el vuelo muy bien con el ramo de flores y lo fui siguiendo mientras Jos√© (un participante, no Jose Luis) que result√≥ ser un chico que estuvo en las pr√°cticas de  visualizaci√≥n, era guiado por Jos√© Luis. √Čl me hab√≠a contado parte de su vuelo pero yo a esta altura a√ļn no sab√≠a de qui√©n se trataba. Me separ√© de su historia bastante r√°pido.

En mi vuelo vi a alguien que apareci√≥ debajo de mi vista pero como muy escondido de mi conciencia. El paisaje era de un lugar abierto y casas delante; un pueblo. En lo alto de un cerro cercano a la izquierda una construcci√≥n de algo antiguo que no llego a diferenciar. Llevo polvo de estrellas en mis bolsillos y se lo doy a esa figura que apareci√≥ debajo de m√≠. Recuerdo que me ense√Īaba algo referente a flores pero no pude aclarar qu√© era. Al darle el polvo se transform√≥ en algo, como si fuera un globo o un pez que flotaba sin agua. No podr√≠a decir qu√© era pero me lleg√≥ la intuici√≥n de que era una energ√≠a que no ten√≠a nada que ver conmigo, como algo curioso pero nada m√°s. As√≠ que no s√© muy bien qu√© pas√≥ despu√©s, tengo un bache en la memoria porque s√© que interact√ļe con esa figura pero no puedo recordar qu√© hice.

Despu√©s me vi en el pueblo que hab√≠a visto a lo primero y me puse a caminar por sus calles. Las casas estaban vac√≠as. De pronto me vi en algunos lugares en los que hab√≠a estado esta semana, entre ellos una ermita de una virgen a la que hab√≠a llegado por se√Īales de Lety.

Estando ah√≠ pens√© que alg√ļn sentido tendr√≠a el que yo reviviera esto pero que en realidad me estaba desviando del objetivo del vuelo. Decid√≠ enfocarme en el momento en que estaba sentado en frente del ramo de flores visualizando el poblado. En seguida me vi inmerso en la escena de nuevo, y empec√© a tirar polvo de estrellas. Empec√© a escuchar risas y voces de ni√Īos jugando y a mi derecha vi a un mont√≥n de ni√Īos que estaban jugando en el c√©sped. Sal√≠ corriendo para all√≠ y al llegar yo tambi√©n era un ni√Īo. En cuanto llegu√©, reconoc√≠ a una de las ni√Īas que era Lety y me fui a darle polvo de estrellas, ella me hizo chocar los cinco arriba y nos quedamos as√≠ mir√°ndonos. Yo me ve√≠a con mi pelo muy rubio y corte de taza y a ella con su carita de dulce jugando con cosas de colores. Luego de un abrazo al estilo de los ni√Īos me tom√≥ de un brazo y me llevo a un lado. Nos sentamos a la sombra y el grupo de ni√Īos jugando qued√≥ delante nuestro un poco alejado. 

Entonces le ped√≠ que me dejara saber de alguna forma que no me imaginaba todo. Ella me dio a entender que nunca me parece suficiente y yo acept√© que ten√≠a raz√≥n. Me limit√© a estar a su lado. De pronto perd√≠ la visi√≥n y empec√© a ver negro y le dije: cari√Īo me relajar√© porque no veo nada, y sent√≠ su voz diciendo escucha, entonces esperaba que me dijera algo pero me volvi√≥ a repetir dos veces m√°s: escucha, escucha, y sent√≠ dos golpecitos en el aud√≠fono izquierdo. Enseguida se me ocurri√≥ que quer√≠a que subiera el volumen del vuelo (lo hab√≠a silenciado desde que me separara del relato de Jos√©) y eso hice. Hablaba Mar√≠a √Āngeles d√°ndole un mensaje a Jose pero yo eso no lo sab√≠a. Y le dec√≠a: "Ella te quiere mucho, es un amor... no s√© c√≥mo explicarlo... es un amor de hermano... es que  no s√© qu√© es tuyo pero es un amor limpio lleno de... no s√©, es un amor muy puro lo que siente por ti. Tiene una melena larga como muy espesa pero es  clarita no muy oscura, y tiene una gran sonrisa, y te quiere mucho."

La descripción de la chica de José se ajusta a la perfección a Lety también.

Volv√≠ a silenciar el audio y me re√≠a pensando que era un hacha, como acostumbraba decirle siempre. Ella se re√≠a tambi√©n y me dec√≠a, es que yo s√© que igual tampoco es suficiente, deja ya la duda Juli. 

Entonces me vi de repente arriba de un tren. 

Ella antes de partir nos dijo que se sub√≠a en un tren que pronto llegar√≠a el nuestro y nos reencontrar√≠amos. 

Así que el tren para mí es muy simbólico.

Anduve unos pasos y ella estaba en un asiento. Yo me sent√© a su lado y empec√© a preguntarme a donde ir√≠amos, y a seleccionar paisajes imponentes en mi mente y de pronto me di cuenta de que intentaba controlar. Me relaj√© y volv√≠ a sentir la sensaci√≥n de aceleraci√≥n de un tren y esto me llev√≥ nuevamente a esta escena. Pero ahora me encontr√© a Lety sentada en uno de esos asientos con mesa en medio de los del Ave. A su lado est√°n tambi√©n mi gu√≠a Gerardo, que ya se me hab√≠a presentado en el vuelo anterior. Se re√≠an y me trasmit√≠an algo as√≠ como "si es un tren es un tren ¬ŅPor qu√© te quieres ir a otro lado?" Recuerdo tomar la mano de Lety y contarles que por momentos dudaba de si las cosas que ve√≠a o present√≠a ven√≠an de ellos o si otras energ√≠as me estaban jugando una broma.  Quiero que se entienda que no es en todo momento una comunicaci√≥n verbal, en muchas ocasiones aparece un pensamiento y es seguido de otro que da respuesta y sucede todo a gran velocidad, otras veces parece que es necesario que formule mi pensamiento en forma verbal dentro de mi cabeza. 

Entonces, de repente, vi la imagen de una moto parecida a la m√≠a pero negra. No encajaba mucho con nada hasta que en unos pocos segundos empec√© a escuchar una moto fuera en la calle, a la misma vez que un par de golpecitos en el aud√≠fono izquierdo. Esto me hizo subir el volumen nuevamente. Y este fue el segmento que escuch√© de boca de Jose Luis: "Porque ha sido por medio de la luz como has abierto tu canal y es gracias a  la luz que puede permanecer abierto, con toda tranquilidad".

Despu√©s de escuchar esto me vi nuevamente sentado frente a ellos dos en el tren del ave y sus sonrisas me permit√≠an saber que estaban al tanto de  mi estado de perplejidad ante lo que me estaba pasando en este vuelo. 

Gerardo me se√Īala con el dedo y una sonrisa mezclada con asombro la ventanilla. Miro y veo una casa de campo en medio de un gran paisaje de pradera. La sigo con la mirada y veo c√≥mo el tren la va dejando atr√°s. Pero no supe qu√© se supon√≠a que ten√≠a que ver. Seguimos hablando o algo as√≠ pero no recuerdo de qu√©. Al rato Gerardo me vuelve a ense√Īar con el dedo y la sonrisa mezclada con asombro, la ventanilla. Miro y veo exactamente la misma casa en la misma posici√≥n y al mirarlos a ellos de vuelta los veo ri√©ndose a carcajadas. Entonces Gerardo me dice que el tren solo nos lleva pero que puedo ver algo m√°s que esos paisajes. Entonces me di cuenta que no hab√≠a mirado para el otro lado en ning√ļn momento y gire mi cabeza para la ventanilla opuesta. Lo que vi fue un paisaje celestial, de una hermosura tan grande y diferente a lo que hab√≠a visto hasta ahora que no podr√≠a describirlo. Me lleg√≥ la idea de que al tren se sube por una puerta pero se baja por la otra. Y entonces el tren se detuvo y nos bajamos, solo salimos Lety y yo y me llev√≥ a un sitio en las alturas de ese paisaje infinito, desde donde se pod√≠a ver a una gran distancia. La visi√≥n de ese lugar era tan impactante que pens√© que ella no tendr√≠a ganas de estar pendiente del plano en que vivimos nuestra vida terrenal. La imagen de Lety por momentos se me hac√≠a un poco borrosa y entonces le ped√≠ que me dejara verla con claridad, que quer√≠a verla muy claro como cuando estaba aqu√≠ y ella se sonri√≥ y de forma inesperada me puso una mano en cada lado de la cabeza y me la gir√≥ en direcci√≥n a las v√≠as de tren, de tal forma que ve√≠a lo que hab√≠a del otro lado de las v√≠as. Lo que ve√≠a era un lugar que conozco cercano a nuestra casa. Pens√© que era algo de la tierra lo que me quer√≠a ense√Īar y en ese momento volv√≠ a escuchar dos golpecitos esta vez en el aud√≠fono derecho. Enseguida supe que me indicaba "bajar" a escuchar, y sub√≠ el volumen, esto fue lo que escuch√© tambi√©n de boca de Jose Luis: " Cada pensamiento que tengas hacia ella, ella te est√° sintiendo, hacia los abuelos, hacia cualquiera que tengas en el otro lado, cr√©ete clar√≠simamente que te est√° sintiendo, est√° sintiendo lo que haces, sobre todo lo que est√°s sintiendo t√ļ."

No fue hasta escribir esto y escuchar el audio nuevamente que ca√≠ en la cuenta de que esto est√° justo al final del vuelo, es decir que si hubiera subido el volumen 30 segundos despu√©s no habr√≠a escuchado nada. 

Despu√©s de esto volv√≠ a estar al lado de mi Lety y no pod√≠a parar de agradecerle lo que hab√≠a hecho en este vuelo por m√≠. Y eso que en el momento no me parec√≠a tan incre√≠ble como me parece ahora al repasarlo. Es que la sincronicidad en los momentos en que me indicaba subir el volumen, lo que estaba viviendo en el vuelo y los mensajes que escuch√©, es simplemente exquisita. Tambi√©n me pas√≥ que cada vez que perd√≠a contacto visual con ella porque "bajaba" a escuchar o por otro motivo y me pon√≠a nervioso, escuchaba su voz dici√©ndome que me ten√≠a cogido de la mano y que no me preocupara que no me soltar√≠a. Y yo pod√≠a sentir su mano y me daba seguridad. 

Sent√≠ que era momento de volver, aunque dentro m√≠o quer√≠a quedarme ah√≠ para siempre, tambi√©n ten√≠a claro que a√ļn me queda por hacer en mi vida en este plano.

Lety me acompa√Ī√≥ hasta el ramo y al llegar estaba a mi lado, guap√≠sima como siempre y con su sonrisa que irradia amor. 

Mi ramo estaba muy grande y le di la mitad a ella. Ella sac√≥ de su coraz√≥n un ramo precioso de flores tropicales, me dio tambi√©n la mitad y ambos nos guardamos los ramos en el coraz√≥n. Nos dimos un gran beso y un abrazo. Y volv√≠ agradeciendo a Lety, Jes√ļs, Mar√≠a y al Padre aqu√©l regalo. Me qued√© cubierto con la capa de luz que Jos√© nos dice y sobre todo con una alegr√≠a en el coraz√≥n que para qu√©!

Testimonio de Nancy Testimonio de Pino