Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Maira: Relato de vuelo

12/04/2019

Maira: Relato de vuelo

Hola José Luis,

Deseo contarte acerca de El vuelo… guiado por Mar el pasado domingo.

 

Empieza de la misma forma que casi todos mis vuelos: llegando a la playa, encontr√°ndome con mis familiares y disfrutando de la playa tal como un d√≠a en familia. Nos sentamos en la arena y llega Ariana la Ni√Īa de Deo, con un ni√Īo de 5 a√Īos, su piel blanca, cabello casta√Īo, su cabello liso. Pero no mostraba ninguna expresi√≥n. Los tom√© de la mano a √©l y a Ariana, caminamos por la playa, pero no se ve√≠a ninguna expresi√≥n en su carita. Luego de esto, mi abuela lo sienta en sus piernas. Se ve cansado y se mira sus deditos.

Espero que Mar me llame y le cuento. Entonces empieza a preguntar si alguien es la mam√° del ni√Īo. Yo lo miro a y le pregunto acerca de las voces que oye (si nos est√° oyendo), pero solo me mira y sigue agachado.

Entonces ya se piensa que el ni√Īo necesita ir a La luz y yo nerviosa llamo a Zeida para que me ayude.

Zeida entra en mi vuelo y ve al ni√Īo. Mi abuelita se lo entrega a Zeida y toca en la frente y la abraza. Entonces, Zeida se va con el ni√Īo cerca del templo, en el que ella ha visto La Luz y ah√≠ lo deja. Ve que el ni√Īo le manda un beso y se entrega a La Luz.

Deseo que lo comparta, ya que para m√≠, esta experiencia ha sido especial. En todos mis vuelos veo gente que est√° en La Luz, pero esta vez vi el ni√Īo que Ariana y mi familia deseaban que √©l estuviera en la luz, para que se sintiera pleno, feliz e integrado con todos.

 

Nuevo testimonio:

Mi José querido te quiero compartir mi vuelo guiada por Irene:

Despu√©s de entregar mis sentimientos a mi amado Jes√ļs llego al templo, el cual es de paredes de m√°rmol y no tiene puerta.

Llego hasta el altar, el cual sostiene el cofre de cristal que contiene el polvo de estrellas. Tomo parte de √©l, lo coloco en una cartera y me dirijo afuera. Siento el aire fresco con olor a hierba. Miro a todos los lados y veo una silla de parque. Me siento y veo a mi hijo a un lado y al otro extremo al padre de mi prima. Nos sentimos contentos. Le pregunto por mi abuela y dice que est√° cuidando de unos ni√Īos y que no puede venir. Le pido que me lleve a verla, as√≠ sea de lejos, que no la quiero interrumpir. Ya la veo sentada cerca de un lago y una cerca que al otro lado hab√≠a ovejas. Ella me ve y se pone muy contenta. Hab√≠a un √°rbol inmenso, pero que en vez de dar sombra iluminaba ese lugar. Debajo del √°rbol estaba mi primo que la acompa√Īaba en su quehacer.

Veo un grupo de ni√Īos; Steven le ense√Īa a uno a elevar una cometa. Luego carga a otro y lo aproxima a las ovejas. Veo el rostro de una ni√Īa de unos ocho a√Īos m√°s o menos y s√© que alguien la trae en su espalda, y es el padre de mi prima. Se sientan en una banca de parque y comienza a consentirle y dice que necesita caricias de pap√° y mam√°.

Veo a Ariana. Le doy un dulce y ella feliz. Entonces le digo: ‚ÄúSi no te doy el dulce no te hab√≠as dejado ver ah ?‚ÄĚ Y se r√≠e.

Termino el vuelo y le cuento a mi prima acerca de su padre porque lo vi muy dedicado a la ni√Īa y ella autom√°ticamente me dice que hubo un embarazo perdido y la nena es una hermanita del cielo.

Un abrazo inmenso.

 

Nuevo Testimonio de Maira

Hoy en el vuelo guiada por Karol y t√ļ Jos√© Luis pas√≥ algo que para m√≠ fue muy bonito y no lo hab√≠a sentido de esa forma , despu√©s de llegar al templo y recoger el precioso polvo de estrellas que hoy se torn√≥ de color plata, me dirig√≠ a el encuentro de mi familia me adentro en un bosque de ensue√Īo que ten√≠a en el fondo una cascada de aguas azules si azules veo a mi abuela sentada en una pe√Īa y me sonr√≠e la abrazo y siento que no voy a ver a los dem√°s porque creo est√°n ocupados aunque s√© que ellos pueden estar en m√ļltiples sitios a la vez en fin aparece el padre de mi prima me abraza y besa mi cabeza, yo deseo recostarme en mi cama pero sigo estando en el Azul y empiezo a sentir a mi hijo que pasa su mano por mi nuca y su mano suave me acariciaba como lo hac√≠a yo con el pero lo especial y raro por as√≠ decirlo yo en el Azul lo escuchaba que me dec√≠a yo estoy aqu√≠ y all√° sent√≠a en mi cuerpo f√≠sico su caricia y en el Azul escuchaba su voz, fue hermoso. Gracias Jos√© por todo lo que haces por nosotros.

Testimonio de Chema

12/04/2019

Testimonio de Chema

Cuando esta conexi√≥n termin√≥, Jos√© Luis me pregunt√≥ por c√≥mo me hab√≠a ido y, mientras habl√°bamos de mis dificultades para entrar en el vuelo, esa misma chica dijo que ve√≠a a una se√Īora y pregunt√≥ si alguno de nosotros la conoc√≠amos. La describi√≥ perfectamente, pero ninguno sab√≠amos qui√©n era. La chica dijo que esa se√Īora hab√≠a aparecido en su vuelo. Ella continuaba conectada cuando yo estaba hablando con Jos√© Luis. Por la descripci√≥n que hizo, yo no ten√≠a ni idea de quien podr√≠a ser, pero como parec√≠a que era a m√≠ a quien conoc√≠a, Jos√© Luis le dijo a esta chica que le dijese a la se√Īora que me abrazara. La chica vio c√≥mo me abraz√≥ y empez√≥ a tocarme la espalda. Dec√≠a que ya no me iba a doler y que ten√≠a que animarme y bailar y cantar. Esta se√Īora ven√≠a vestida de flamenca y estaba muy contenta, como celebrando algo.

Lo de que tenía que bailar y cantar me sorprendió, porque yo siempre he sido muy poco bailón y es algo que mi mujer siempre me recrimina. Pero lo que más llamó mi atención fue lo que dijo de mi dolor de espalda. Yo llevaba más de seis meses con dolor de espalda. El médico me había diagnosticado artrosis de columna. Una enfermedad degenerativa inherente a la edad y que se apreciaba perfectamente en las radiografías que me habían hecho.

Para no extenderme mucho, resumir√© que por una serie de circunstancias averiguamos que esta se√Īora era la madre de otra chica que tambi√©n estaba en el vuelo y que tampoco logr√≥ conectar. Se llamaba Mar√≠a.

A esta chica yo la conoc√≠a porque hab√≠amos contactado a trav√©s del foro de ‚ÄúRenacer√°s‚ÄĚ pues ella y yo hab√≠amos tenido la suerte de tener una experiencia de las que llaman de ‚Äúmuerte compartida‚ÄĚ, pr√°cticamente calcada cuando muri√≥ su madre y cuando muri√≥ mi padre. Ambos pudimos ‚Äúver‚ÄĚ c√≥mo ellos sal√≠an de cuerpo, atravesaban el nuestro como si fuera una descarga el√©ctrica y se iban hacia su nueva existencia.

Adem√°s fue ella la que me dijo que hab√≠a o√≠do hablar de un se√Īor que hac√≠a algo que llamaban ‚ÄúEl vuelo de la mariposa‚Ä̂Ķ

Ese d√≠a del vuelo, 1 de octubre, hac√≠a un a√Īo que la madre Mar√≠a se despidi√≥ de ella y ya no volvi√≥ a hablar y falleci√≥ poco despu√©s.

De esto hace ya m√°s de dos a√Īos. Mar√≠a y yo nos hemos conocido en persona. Ahora que he visto la foto de su madre y he vuelto a escuchar el vuelo, veo que aqu√©lla chica la describi√≥ perfectamente.

Por supuesto, la espalda no me ha vuelto a doler. Pero como yo siempre he sido muy racional y mi mujer casi más y siempre me decía que todo esto era algo psicológico, me animó a ir de nuevo al médico a volver a hacerme radiografías, para que me convenciera de que todas estas historias son eso: historias que tenemos solo en nuestra cabeza.

Eso hice, y cuando el médico vio las nuevas radiografías se quedó sorprendido, porque apenas había rastro de la artrosis. Le pregunté que cuál podría ser la explicación de aquéllo (por supuesto no le conté nada de esto) y dijo que la artrosis es irreversible, que si no se veía tan claro como la vez anterior era porque a lo mejor la postura o las tomas no habían salido igual, pero que desde luego era sorprendente.

Creo que poco más hay que decir. Ni María ni yo hemos conseguido experimentar la maravillosa experiencia del vuelo de momento, pero ambos tenemos pruebas (y en mi caso más que palpables) de que ellos siguen ahí, cuidándonos.

Carola: Relato de vuelo

12/04/2019

Carola: Relato de vuelo

Querido José: Saludos desde Chile. Vivo en una apartada localidad en esta bella isla al extremo sur de Chiloé.

Ayer estuve viendo vídeos instructivos guiados por ti, relacionado con el vuelo de la mariposa. Y hoy medité y viajé hasta un bello lugar cerca del campo, en un día nuboso pero muy cálido.

Antes de eso, me conect√© primero con mi gl√°ndula pineal y luego con mi coraz√≥n, transformando est√© en un bello ramo de flores blancas y peque√Īas.

Me vi caminando por un sendero de tierra y hierba en un prado grande donde sepulte mis flores, para luego caminar hasta un lindo √°rbol frondoso que entre medio de sus hojas verdes se reflejaba el sol tibio de media tarde.

Me atrev√≠ a subir hasta la cima del √°rbol, para luego hacer peque√Īos saltos desde el mismo √°rbol hasta la tierra, a veces desestabiliz√°ndome un poco.

Gritaba como una ni√Īa peque√Īa, jugando a dar brincos y luego seguir descalza nuevamente mi camino.

Después llegué al mar y me encontré sentada junto a una mujer de edad media y pelo largo. (Era mi abuela materna)

Reímos mucho, como contándonos el mejor chiste! Fue muy grato ese momento, de mucha felicidad.

Me despido de ella alegremente y sigo el camino, llegando hasta un grupo de personas, cerca de unos √°rboles.

Al acercarme, una mujer madura de 40 a√Īos m√°s menos y de piel blanca, delgada, vestida de blanco y pelo largo claro, se me acerca.

Me abraza con ternura, como dándome la bienvenida al lugar. Yo nunca la había visto en mi vida, Pero eso no impidió el que sintiera su calidez y amor, indicándome con su mano la dirección hacia el bosque, para que me dirigiera hacia ese lugar.

As√≠ que me dirijo al bosque y s√© que entre los √°rboles asoman personas, mientras yo camino, pero no las distingo, pero s√© que est√°n ah√≠ observando. 

Salgo del bosque y llego a un plano acerc√°ndome a un √°rbol muy grande. 

Cansada de caminar me tiendo a un costado de éste, cerrando mis ojos.

Al instante se acerca alguien d√°ndome un breve apret√≥n en uno de mis hombros, y al dirigir mi mirada me encuentro con mi cu√Īado Pepe, ya fallecido hace 3 a√Īos atr√°s.

Estaba sin expresi√≥n alguna, vestido de blanco, camisa y pantal√≥n de lino. Se mete la mano derecha al bolsillo y saca de ella una peque√Īa caja de plata en su mano. 

Me la da y la tomo, era hermosa! Una peque√Īa caja de plata con bordes tallados y huecos que le dan un toque de elegancia. Y en el interior forrada de terciopelo rojo, sin nada adentro.

No sé por qué me lo dio, pero lo agradezco igual.

Al entregarme este regalo gira y se aleja, sin antes volver a girar para volver a mirarme, sin hacer la mínima expresión.

Sigo mi camino y en la mitad del prado veo de espalda a alguien vestida completamente de blanco. Su pelo era de un largo, negro, hermoso. Yo camino, y mi coraz√≥n parece que va a explotar. S√© que la conozco y mi emoci√≥n desborda por todas partes! Era ella, mi ni√Īa bella! Gira lentamente y me sonr√≠e con esa sonrisa hermosa que solo ella ten√≠a. Mi Andrea, mi bella sobrina. 

Me abraza y ese abrazo me parece eterno, con cari√Īo, con un inmenso amor.

No nos dijimos nada, solo eran emoción y sentimiento.

Ella me suelta y me indica que se acerca alguien más, haciéndose a un lado.

Fue extra√Īo, est√° persona sale del bosque y camina hacia m√≠, tambi√©n de polera manga corta blanca y pantal√≥n igual.

A medida que se acerca no logro reconocer su rostro y solo me concentro en uno de sus brazos, que sobresal√≠a un tatuaje ya conocido por m√≠. Un ancla con una virgen. 

√Čse era mi padre, quien se acerca y me abraza, y Dios! ese abrazo fue realmente tierno, de hecho mi imagen ya no era de una mujer, sino de una peque√Īa ni√Īa que abrazaba a su pap√°, con tanto amor c√≥mo lo hace una hija a un padre.

El solo me dice en sentimiento y no en palabra ¬°Lo siento! y yo solo le digo..."Te amo pap√°".

Realmente agradezco este bello viaje, el tomar nuevamente mis flores y volver a casa fue reconfortante, aunque muy cansador.

 Sent√≠ que utilice mucha energ√≠a en esto, pero realmente vali√≥ la pena, de verdad gracias!

Continuar√© mi camino aprendiendo a√ļn m√°s y as√≠ lograr poder ayudar para hacer ascender a otros y dar paz, amor y consuelo.

Gracias infinitas por este regalo y don de Dios.

Con amor... Carola.

Testimonio de Carmen

12/04/2019

Testimonio de Carmen

A ra√≠z de la desaparici√≥n de Miguel, un d√≠a s√°bado 07 de julio de 2017, fue para nuestra familia lo m√°s espantoso, ya que lo dej√© a las 7 de la ma√Īana en un centro comercial donde se iba a reunir con unos compa√Īeros a estudiar, pas√≥ el d√≠a y nada de comunicaci√≥n; Miguel ten√≠a para esa fecha 17 a√Īos, adolescente y como cualquier adolescente pens√©, este carajito para d√≥nde se habr√° ido, d√≥nde se habr√° metido, llama y llama y nada, pas√≥ el d√≠a, pas√© la noche en el sof√° de la sala esper√°ndolo y nada que apareci√≥.

Empez√≥ nuestra b√ļsqueda y quiz√°s como padres al fin, no fuimos o no quisimos ir a la morgue. Su tel√©fono lo agarr√≥ alguien y cuando nos atendieron nos extorsionaron y par√© de contar, ten√≠amos la esperanza de que estuviera vivo. Pero al sexto d√≠a, mi hermano fue a la morgue y lo encontr√≥. A m√≠ me dieron la noticia dentro de una iglesia, fuimos a la morgue y vi a mi hijo, esa imagen es fuerte y la tengo aqu√≠, en mi mente.

¬ŅC√≥mo sobrevivimos a la muerte de un hijo?, cada quien reacciona de distinta manera, a m√≠ me dio por estar muchas, pero muchas horas en la computadora. Mi mam√° no entend√≠a mi b√ļsqueda, estaba asustada, cre√≠a que me iba a enfermar, ya que llegaba del trabajo corriendo a la computadora hasta altas horas de la noche, buscando, buscando, hasta que te encontr√© JOSE LUIS. Tengo demasiada mala memoria, pero s√© que al tu responderme (para m√≠ fue lo m√°ximo) y adentrarme en lo que es EL VUELO DE LA MARIPOSA, mi sufrimiento cambi√≥. Soy una persona con los pies bien puestos sobre la tierra, pero t√ļ hiciste que mi forma de ver la partida de un ser querido cambiara.

Lamentablemente para m√≠, soy dura como una piedra para relajarme y mira que me enviaste sopotocientos audios para que aprendiera a relajarme, pero el o√≠r los vuelos e ir haciendo el intento de relajarme algo ve√≠a, no tan claro como otras personas, pero al traerme o enviarme mensajes de mi hijo fue lo m√°ximo para m√≠ y me fui tranquilizando en esa b√ļsqueda que como loca ten√≠a, al aparecer EL VUELO DE LA MARIPOSA me centr√© en √©l y par√© la b√ļsqueda y como te lo dije en la dedicatoria de los dos libros que te dej√© en Madrid (cuando fui y no te pude conocer personalmente), fuiste para mi algo m√°gico, algo especial, sin ti no lo hubiera podido superar.

Los pocos momentos que a través de vuelos guiados estuve con mi hijo y con mi vieja, quien murió a los seis meses de Miguel, fueron grandes y eso me llenó tanto espiritualmente que me ayudó a salir de ese foso donde caemos todos los que perdemos un hijo, un ser querido.

Me acuerdo que mi obsesión era saber si se había suicidado o lo habían asesinado, total que ya eso no me importa, sé que tenemos nuestras fechas en nuestro librito que nos dan al nacer, fecha de nacimiento y fecha de partida, eso nadie lo puede cambiar.

Aqu√≠ en Venezuela hab√≠a un programa que se llamaba VOLVER A TI, y yo asist√≠ a ese programa y de verdad que tambi√©n eso me impresion√≥ porque ah√≠ tambi√©n me dijeron cosas que ya t√ļ me hab√≠as dicho, que √©l no se hab√≠a suicidado.

Eres √ļnico querido JOSE LUIS, has cambiado la vida de tantas personas que ten la seguridad que Dios te mand√≥ para que hicieras ese trabajo, no cabe duda. Gracias, gracias, gracias.

Ah se me olvidaba decirte que a raíz de mi acercamiento a ti a través de EL VUELO DE LA MARIPOSA, los días en que me metía en EL VUELO eran sagrados para toda la familia, me dejaban tranquila y cuando salía del vuelo, me preguntaban, querían saber, tanto mi mami, mi esposo y Alexis, su hermano. Ellos mismos me han dicho, y por qué no has hecho más vuelos, y no lo sé, pienso que cada uno debemos tener etapas, y así como yo tuve la mía, hay padres que tenían que ocupar mi lugar y así sucesivamente.

Hoy a 11 a√Īos de la partida de mi hijo, te dir√© que voy a comprar unos aud√≠fonos, ya desaparecieron los que ten√≠a, para volver a hacer un vuelo, o que me den noticias de Miguel.

Un abrazo s√ļper fuerte para tu esposa y para ti, ser especial, se te quiere un mont√≥n como dices t√ļ, jojana, un beso desde Venezuela para Espa√Īa.

Carmen Lucila Herrera de Natera

Cómo supimos que Miguel no se había suicidado y cómo quiso él hacérselo saber a su madre:

Esta Madre no podía conectar con El vuelo de la mariposa, así que siendo conscientes de que lo realmente lo estaba intentando de todo corazón, otra persona (Encarnita) que sí podía conectarse con él hizo de intermediaria (médium).

En aqu√©lla primera ocasi√≥n, Miguel le dijo a Encarnita que no se hab√≠a suicidado, sino que ‚Äújugando‚ÄĚ con sus amigos le hab√≠an empujado al precipicio. Que √©stos se hab√≠an asustado por lo sucedido y se pusieron de acuerdo para decir a la polic√≠a que su amigo se hab√≠a suicidado. Le dijo que, por el momento, no se lo dijera a su madre, que √©l dir√≠a cu√°ndo se le pod√≠a decir.

Encarnita me lo contó en cuanto terminamos El vuelo… Me contó que percibió que el chico sabía que todavía su Madre no estaba preparada para saber la verdad porque saberlo incrementaría su dolor y se sentiría mal con sus amigos por no decir la verdad, aunque lo hubieran hecho por miedo a que no les creyesen. Ellos eran inocentes pues todo había sido un accidente que tenía que pasar para que él regresase a Casa ya que era su tiempo.

Unos meses más tarde fue cuando Miguel nos dio permiso para decirle a su Madre la verdad de lo que había pasado.

Es cierto que Carmen Lucila insistía en que su hijo no se había suicidado. Decía que le conocía bien, que era un chico feliz y que incluso tenía preparado hacer algo inminente que le hacía mucha ilusión. No se equivocaba, como podemos ver.

He querido contar todo esto para que intentemos comprender que las personas que han terminado su tr√°nsito hasta La Luz, nunca nos dir√°n algo que no sea Amoroso para nosotros ni para ninguna otra persona.

En el √ļltimo vuelo, que est√° colgado en mi Iboox, conectamos con la mam√° de una participante a la que hab√≠an asesinado. Por m√°s que la hija insist√≠a para que le diera alg√ļn dato acerca de qui√©n lo hab√≠a hecho, la madre s√≥lo le hablaba de que pusiera Amor y Paz en su coraz√≥n.

2018. 11. 09.

Iboox de jose luis:

http://www.ivoox.com/escuchar-jose-luis-el-vuelo-mariposa_nq_77578_1.html

Testimonio de Luis

12/04/2019

Testimonio de Luis

Alejandra, la madre, desde entonces, se sent√≠a muy culpable por la muerte de su hijo. Seg√ļn me coment√≥, antes del suceso era una mujer con fe, pero √©sta hab√≠a ca√≠do en picado y cuando me escribi√≥ por primera vez, no dejaba nada bien parado a Dios.

Dos meses antes que ella, tambi√©n hab√≠a ‚Äúvolado‚ÄĚ Luis, su marido. En aquella ocasi√≥n, contrariamente a lo que habr√≠a deseado, no pudo conectarse con su hijo, pero s√≠ lo hizo con una ni√Īa desconocida para √©l, hija de una de las madres del foro. Cuando termin√≥ su experiencia pudo comprobar por foto que era la ni√Īa que hab√≠a abrazado y coment√≥ que se sent√≠a muy feliz, porque aunque no hab√≠a podido abrazar a su hijo, lo hizo a esa ni√Īa y hab√≠a hecho feliz a una madre.

Un par de meses después de la experiencia del padre, vivió Alejandra su vuelo.

Ella estaba embarazada y se encontró con el hijo ausente, que vino con la edad terrenal que tendría en esos momentos. No lo conocía, pero supo que era él al abrazarle. Además, pudo tener en sus brazos al bebé que se estaba formando en su seno.

Tras esa experiencia, un par de meses m√°s tarde, Luis vivi√≥ una segunda. Ambos tuvieron en sus brazos al hijo que estaba por nacer. Cuando el ni√Īo lleg√≥ a este mundo, le reconocieron sin lugar a dudas. La experiencia del padre ocurri√≥ dos d√≠as antes del nacimiento.

Gabrielita es una ni√Īa del Azul. Su mam√° ya ha ido a visitarla en dos o tres ocasiones.

 

Carta de Alejandra 1ª

Querid√≠sima vero, es muy emocionante para m√≠ todo esto, sobre todo siendo yo una persona tan sensible y que me afecta tanto lo que me pasa o me digan o les pueda pasar a los dem√°s. Ha sido una experiencia maravillosa la cual no tiene comparaci√≥n. Por tantos a√Īos he buscado la paz, el perd√≥n, la tranquilidad tantas cosas............ no te puedo asegurar que he encontrado la paz de un d√≠a para otro pero si esta experiencia que me ha ayudado mucho quiz√°s para encaminarme por el lado correcto y empezar a dejar atr√°s tantas cosas que no me hac√≠an nada bien!!!!!!!!!

Vero no tengo palabras es indescriptible lo que sentí ayer

 

Carta de Alejandra 2ª

Volver al foroResponderSobre mi vuelo, para Pinocha, Paula y todos en general...... Les quer√≠a comentar que ayer s√°bado con la ayuda de jose luis, Encarnita y Mar√≠a pude realizar mi primer (y espero que no ultimo) vuelo, que les puedo decir tengo muchas cosas borrosas me siento alusinada como si estuviera caminando sobre gelatina antes de hacerlo ten√≠a mucho, mucho, much√≠sisisimo miedo felizmente jose luis, Encarnita y Mar√≠a √Āngeles me hicieron sentir muy segura, c√≥moda y contenta gracias a ellos siempre me parecieron personas incre√≠bles y despu√©s de hablar con ellos pues ni que decir!!!!!!!!! Siendo mi primer vuelo no esperaba ver a mi hijo ni siquiera saber de √©l, sino m√°s bien simplemente como dec√≠a jose luis como un primer ejercicio y viendo a ver qu√© pasaba. Pues qu√© pasaba????????????? Nadia me estaba esperando ah√≠, preciosa inmaculada vestida de blanco, me llev√≥ hacia una casa, me regal√≥ un libro, sin que eso fuera suficiente, me llevo a un jard√≠n hermoso, donde aparecieron miles de ni√Īos. Ese sonido de ni√Īos ri√©ndose, jugando, siendo felices es indescriptible. Vino hacia m√≠ Gabrielita, con su vestidito celeste con faldita plisada, pidi√©ndome que la cargue, sonriendo con una sonrisa inigualable contagiante. Y la cargu√© y me jalaba los cachetes (mejillas), y se re√≠a. ¬°Todos los ni√Īos me miraban y estaban contentos de verme! Se√Īalaban mi barriga (me encuentro con 7 meses de embarazo actualmente) y todos ellos estiraban sus manitos sin tocarla, como envi√°ndome energ√≠as positivas. Realmente un lindo momento y un hermoso vuelo.

Pude ver a mi hijo, y al de la panza también. Pude ver a la Virgen, pude hablar con ella, pude abrazar y besar a mi hijo, pude comprobar que sí me ama y me lo decía una y mil veces, me abrazaba del cuello y me besaba. Es indescriptible, no tengo cómo agradecer ni comparar esta experiencia. Nada más que agradecer a jose luis, Encarnita y María, también a Nadia -que es una preciosura de muchacha- y a la virgen por comprenderme, por quererme y por dignarse a hablar a esta su humilde servidora quien guardaba tanto rencor, tanta bronca y tanta tristeza...

No tengo palabras para agradecer o explicar lo lindo que fue el vuelo, prefiero que ustedes mismos lo escuchen y juzguen puedo certificar que todo es auténtico y verdadero puro amor, puras cosas buenas. Gracias nuevamente.

Besos a todos

 

Carta de Luis:

“Ahora entiendo por qué el sábado en MI VUELO me dijeron que sólo podía verlo un ratito. Porque le estaban preparando y es que realmente estaba a dos días de nacer.

Es el bebé que Ale tuvo en brazos en su vuelo y es el que yo lo tuve en brazos en el mío. Es la carita. Es él y no hay duda. Ale me encargó que les dijera de su parte esta confirmación. Yo entré a la sala de operaciones y apenas nació y lo vimos dijimos al mismo tiempo "es él". Es una comprobación de experiencia tan maravillosa, tan milagroso y mágico, que me siento la persona más limitada en palabras para expresarlo.

 Los quiero mucho.

Luis.