Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Testimonio de María

13/04/2019

Testimonio de María

Quería contaros que hace unas semanas acepté la generosidad de José Luís de la Rica y del equipo que colabora con él, con el fin de experimentar el vuelo de la mariposa.

Mi hija Luc√≠a se march√≥ hace 20 meses con tan solo 14 a√Īos y se sucedieron varios acontecimientos que me hicieron llegar a conocer la labor que desde el vuelo de la mariposa realiz√°is, as√≠ que tuve claro que ten√≠a que contactaros.

El resultado de mi experiencia fue satisfactoria desde el punto de vista de la calidez y del amor que pude percibir en la actividad, aunque tal vez yo me encontrase en un estado de nerviosismo y no suficiente calma para poder seguir las indicaciones en la meditación.

No era capaz de seguir los pasos marcados por la gu√≠a, aunque s√≠ tuve la sensaci√≥n de que en alg√ļn momento iba a estar con mi hija, porque yo iba hacia un islote, iba no s√© c√≥mo, sobre el mar y en un momento dado algo me hizo perder ese enfoque, esa visi√≥n. Aunque despu√©s hubo un instante en el que Juanita intervino diciendo que hab√≠a visto a una ni√Īa de m√°s o menos la edad de mi hija. Ah√≠, me dio un sobresalto el coraz√≥n, sent√≠ que era ella. Todo ello me indica que no estoy lejos de alcanzarlo y como me coment√≥ Jos√© Lu√≠s tal vez tenga que intentarlo de forma m√°s restringida, ya que al no tener experiencia, me desconcentro con mayor facilidad. Yo trat√© de no tener expectativas algunas, pero claro, obviamente tienes la ilusi√≥n de conseguirlo e interaccionar con tu ser querido y esa agitaci√≥n puede ser contraproducente para el objetivo.

No me queda m√°s que agradecer a Jos√© Lu√≠s y a todos los compa√Īeros su trabajo y seguir intent√°ndolo en cuanto me sea posible. Mientras puedo volver a contar con el tiempo para hacerlo, practico la meditaci√≥n de manera personal para tratar de estar mejor preparada.

¬°¬°Millones gracias!! ¬°¬°Muchos besos!!

María

 

José Luis, te digo cómo fue mi experiencia con El vuelo:

 

Lloré, lloré, lloré, lloré mucho con el Ave María.

Llegué al templo llorando. No tomé el polvo de estrellas, no pude encontrar el cofre.

Cuando sal√≠ de ah√≠ me encontr√© con un banco de plaza bajo un √°rbol. Me sent√© y de frente alguien me llamaba, cuando me arrim√© era mi suegra. 

Nunca esperé encontrarme con ella. Es más, nunca pensé en ella. Bueno, le pedí que me lleve con mi padre y mi madre y me llevaba con otras personas que no conocí, que no conozco.

Con todos me present√© y a todos abrac√©. Mi suegra s√≥lo me dec√≠a ¬ęgracias, (ve) por all√°¬Ľ Iba donde me indicaba, pero no encontr√© a mis padres.

Despu√©s me mostr√≥ una nenita de un a√Īito m√°s o menos, me dijo Mar√≠a de los √Āngeles. Y tengo m√°s nombres que me los anot√© para preguntarle a mi esposo si sabe algo, ellos a m√≠ no me conoc√≠an.

Quise ir con Jes√ļs y me lo mostr√≥ de lejos, ella iba de mi brazo a todos lados.

Todo el tiempo me acariciaba y me agradecía. Le pregunté por qué gracias y me besó las manos.

Como no vi a mi padres, le pregunt√© por su esposo, ¬ęmi suegro¬Ľ, y √©l estaba ah√≠ nom√°s, casi a mi lado. √Čl tambi√©n se mostr√≥ feliz y agradecido.

Quise volver y vinieron hasta el templo los tres, mis suegros y la nenita.

 

Tengo que hablar con mi esposo para deducir quién es la nena.

Mi suegro, cuando sonreía, me mostraba sus dientes, como cuando se los mostrás a un odontólogo.

Qued√© contenta porque los vi felices, y ellos me mostraron el cari√Īo de siempre. Las otras personas se mostraban felices y muy cari√Īosas pero no s√© qui√©nes son.

A Jes√ļs lo vi de lejos en un campo amarillo, s√≥lo le vi el dorso. Sab√≠a que era √©l, pero no pude llegar hasta √©l.

Fue maravilloso y ahora me siento muy bien. No puedo quitarme las im√°genes de la mente.

 

Ahora estaba hablando con mi esposo. La ni√Īa es su hermana, √©l es el hijo mayor y nunca se habl√≥ de la peque√Īa. Dice que muri√≥ en una epidemia de sarampi√≥n. Cuando le dije el nombre se sorprendi√≥ much√≠simo, nunca me hab√≠a contado de esa peque√Īa.

El agradecimiento de mi suegra, él piensa que fue porque la vestí después que falleció.

Es increíble que se pueda ir a ese mundo y sentirlos vivos. Los demás eran familiares de mi esposo, su abuelo materno, su abuela que fue su madrina.

Nunca pens√© encontrarme con mis suegros y la peque√Īa Magelita la llamaban por Mar√≠a de los √Āngeles.

Me emociona esto, cómo nos buscan!

Un abrazo, y en cuanto pueda me conecto otra vez, quiero ver a mis padres y hermano. Abrazo, gracias, gracias, gracias.

 

Jos√©, sabes porque me mostraba los dientes mi suegro? Jajaja‚Ķ porque siempre se los critiqu√©. Le dec√≠a, su boca es la de un tibur√≥n, tiene muchos dientes, y hoy se los ve√≠a perfectos, cada vez me sorprendo m√°s, 

A la gente le falta fe, y creer.

Hay quienes, s√≥lo creen en los vivos en la tierra, y los muertos en el cielo. 

Si supieran que nos visitamos?

Nos dicen locos.

Y sigo aprendiendo y fortaleciendo mi alma y mi espíritu.

María

 

Marisa: Relato de vuelo

13/04/2019

Marisa: Relato de vuelo

Llegu√© al templo que era una capilla peque√Īa y muy viejita pintada de blanco. Entr√© y busqu√© el cofre que tambi√©n era muy peque√Īo. Luego saqu√© mucho polvo dorado y apareci√≥ mi abuelo materno muy sonriente. Nos abrazamos y le dije si pod√≠a traer a mi abuelita materna y a mi hijo. Lleg√≥ mi abuela y les ped√≠ que me llevaran con Jes√ļs y con Mar√≠a.

Y all√≠ estaba ella. Le ped√≠ la bendici√≥n para m√≠ y mi familia y si pod√≠a ver a mi hijo, la cual me responde que estaba trabajando. Yo quise saber cu√°l era su trabajo. Entonces me llev√≥ a d√≥nde estaba √©l. Trabajaba en un jard√≠n muy bonito. √Čl corri√≥ a abrazarme y me besaba. Estaba muy contento. Le dije que me perdone si por estos d√≠as estaba muy triste y llorosa porque ma√Īana es su aniversario de partida a su nueva Vida. Despu√©s me llev√≥ volando por una pradera y paseamos mucho tiempo tomados de la mano y mirando los hermosos paisajes. Luego bajamos y me dijo que me quer√≠a mucho y que me ten√≠a que dejar porque ten√≠a que seguir trabajando.

Realmente fue una experiencia maravillosa.

Gracias Jose Luis por hacernos sentir vivos nuevamente.

Testimonio de Nancy

13/04/2019

Testimonio de Nancy

Hace tres a√Īos y dos meses que desde que trascendi√≥ mi hijita de muerte s√ļbita, a la edad de 28 a√Īos, he vivido un infierno con internaciones y tratamiento psiqui√°trico que a√ļn continuo.

Me hab√≠a enojado mucho con Dios, porque me saturaron con frases que me hicieron mucho da√Īo lejos de consolarme. A lo largo de todo este per√≠odo, he pasado enojos y culpas, en fin un infierno.

A los dos meses creé un grupo en memoria de mi hija que ahora tiene más de seis mil miembros. Ahí descargaba todo mi enojo y todo mi dolor y muchas se identificaban con mi dolor al igual que yo con ellas.

Despu√©s empec√© a pedir todas las noches a mis maestros ascendidos que quer√≠a saber c√≥mo estaba mi hija, que quer√≠a que me hablara. S√≥lo la so√Ī√© dos veces y eso no era suficiente. Nosotras √©ramos muy unidas en todo sentido; si ella lloraba yo lloraba, si ella re√≠a yo re√≠a; ten√≠amos una simbiosis muy grande.

Despu√©s, un d√≠a, vi por segunda vez la pel√≠cula Nuestro Hogar de C√°ndido Xavier. Tambi√©n vi a las madres y otra pel√≠cula que se llama La vida contin√ļa tambi√©n de √©l. Y ah√≠ empec√© a pedir m√°s todav√≠a, con desesperaci√≥n digamos.

Y nada sucedía, hasta que un día me uní, y no sé por qué, a un grupo que se llama El vuelo de la mariposa, y ahí leí un comentario y pregunté que qué se necesitaba para hacer los vuelos y Faty me ayudó rapidísimo para hacerme una cuenta por Skype y ahí empecé, mi vida cambió.

Creo que fue en los primeros d√≠as de diciembre que empec√© con los vuelos y pude conectarme con mi amada hija. La vi radiante, feliz y llena de luz en un templo al lado de Jes√ļs y el padre P√≠o. Yo estaba muy emocionada y ella me dec√≠a ¬°ay m√°! no sufras m√°s por m√≠. Yo estoy bien, me dec√≠a, estoy feliz ma ac√°. Pero yo te extra√Īo hija. Y yo lloraba y ella me dec√≠a: mam√° cada vez que me recuerdes yo estoy a tu lado siempre. Yo te cuido ma, a vos, a mis hermanos y a mi hijita. No sufras m√°s ma. Nos abrazamos en un abrazo eterno que no quer√≠a dejarla y cuando termin√≥ el vuelo y ten√≠amos que regresar. Yo no quer√≠a dejarla, quer√≠a quedarme junto a ella. Se respiraba mucha paz, mucha luz, pero ella me hac√≠a se√Īas con la mano: vete ma, ve. Pero hija yo me quiero quedar con vos. No, ma, ten√©s que volver. Si siempre estoy a tu lado. Y bueno, me alejaba y me daba la vuelta y ella me hac√≠a se√Īas con la mano como diciendo vete ma. Y luego la vi alej√°ndose en la luz.

Regres√© renovada, m√°s tranquila, m√°s relajada. Publiqu√© mi testimonio en mi grupo y el grupo se revolucion√≥, todas quieren saber c√≥mo es y yo las quiero ayudar, porque si me hizo bien a m√≠, tambi√©n puedo ayudar a otras y creo que √©sa es ahora es mi misi√≥n. Si bien en el grupo hago dise√Īos de fotos que les regalo con mucho amor, esto que me est√° pasando me supera.

Un d√≠a, en otro vuelo, llev√© mensajes y con la ayuda de la gu√≠a llevamos a cuatro personas a la luz. Y me siento bien en poder ayudar a otras mam√°s o dem√°s personas que sufren como sufr√≠ yo estos tres a√Īos y dos meses. Viv√≠ el infierno terrenal, desde su partida hasta que empec√© con los vuelos y a√ļn sigo haci√©ndolos.

Felicito a José Luis de la Rica por haber sido el mentor de los vuelos. Me siento muy agradecida y llena de amor en mi corazón.

Ahora, con mi Tita, tenemos una misión en ayudar a otras personas que están en el azul, ella desde allá y yo desde acá.

Los vuelos me han unido a mi hija mucho más de lo que pude imaginar. Gracias, gracias e infinitamente gracias. Me han salvado de volver a caer internada, porque estaba nuevamente cayendo en un pozo. Y ahí vi esa luz. La luz de los vuelos.

Eternamente agradecida a todos a los guías de El vuelo de la mariposa.

Testimonio de Pino

13/04/2019

Testimonio de Pino

Querida familia les cuento lo que pasó en el vuelo de Norma.

Est√°bamos ese d√≠a unas cuantas madres escuchando un vuelo que hac√≠a una madre que se llama Norma. Lleg√≥ el momento que Jos√© Luis le dijo Norma: ‚ÄúAqu√≠ tengo una madre que se llama Pino. Mira a ver si est√° su hijo Aday.‚ÄĚ Cuando vino mi hijo, le dijo a Norma: ‚ÄúDile a mi madre que se quite lo que tiene en la cabeza. Yo no manejaba, era mi amigo.‚ÄĚ En ese momento me ech√© a llorar, porque yo nunca le hab√≠a dicho a nadie que ten√≠a sospecha de que mi hijo no llevara el coche, sino que quien manejaba era su amigo. 

Entonces le dije a Norma que le preguntara si quer√≠a que yo hiciera algo, a lo que me contest√≥ que lo dejara todo en manos de la justicia divina, que yo solo dijera estas palabras: ‚ÄúEl Se√Īor es mi pastor, nada me falta.‚ÄĚ 

Cuento el accidente para las personas que no lo sepa: Aday estaba en Fuerteventura trabajando con su novia en un hotel. S√≥lo estuvo 21 d√≠as y muri√≥ con 21 a√Īos. El coche era de Aday, pero ese d√≠a iba con un chico que conoci√≥ en el trabajo y tuvieron el accidente. Cuando la polic√≠a lleg√≥, Aday estaba muerto en la carretera, y la polic√≠a le pregunt√≥ al chico que de qui√©n era el coche y qui√©n conduc√≠a. El chico dijo que el coche era de Aday y conduc√≠a mi hijo. Pero, no s√© por qu√©, cuando vi en el coche que el golpe estaba por la parte del acompa√Īante, dije para m√≠; Aday no conduc√≠a. Mi hijo es muy gordito, -como todas han podido ver en sus fotos-, y pens√© que si Aday hubiera estado conduciendo, el volante le habr√≠a impedido salir por el cristal, que fue como sali√≥ del coche.

La verdad es que al principio me enfadé y dije muchas palabras muy feas para ese muchacho. Sólo le vi en el tanatorio y me contó lo mismo que le dijo a la policía.

Pero al d√≠a siguiente del vuelo me llam√≥ Jos√© Luis y estuvimos hablando mucho rato. Le dije que yo dejaba todo como me dijo mi hijo, en mano de la justicia divina. Que lo perdone Dios que yo ya lo perdon√©. Mi cabeza descans√≥ con lo que me dijo mi querido hijo Aday. 

Jos√© Luis creo que lo cont√© como pas√≥. 

Gracias amigo a ti y a otras madres s√© que mi hijo est√° VIVO. Ya me llegar√° el momento que pueda yo hacer el vuelo. 

Gracias familia del Foro de la Esperanza. Los quiero un mogollón.

Pino.

 

Testimonio de Susana

13/04/2019

Testimonio de Susana

Estimado Jos√© Luis, quiero contarle que sus audios me han ayudado a sobrellevar la tristeza de haber visto partir a mi amor a otros planos de existencia. Aunque ambos conoc√≠amos del tema y practicado durante muchos a√Īos las terapias espirituales y le√≠do y estudiado, mi dolor es inevitable. Pero tambi√©n quiero que sepa que d√≠as despu√©s de su partida tuve el maravilloso regalo de verlo junto a m√≠ en plenitud, joven, sano y bes√°ndome las manos. Con total sinceridad y con √°nimo de aportar una experiencia m√°s, lo saludo cordialmente.

Lo vi a mi derecha, de pie, mientras yo me levantaba por la ma√Īana. Me tom√≥ de las manos y me las bes√≥. Quise comunicarme mentalmente, no pude, pero en su mirada me expres√≥ tanto amor, tanta paz, que s√© que est√° bien. En mi ignorancia pens√© qu√© pas√≥ con tus canas? Ya que ten√≠a el pelo negro como en su mejor momento y emit√≠a mucha luz.

Se llama Rolando y desde muy joven estuvo al servicio de los demás, con su sabiduría y humildad, ayudó a muchas personas.

Gracias

 Intent√© reunirme con √©l en un vuelo, pero result√≥ que vino mi abuela paterna que parti√≥ cuando yo ten√≠a con a√Īos.

Estaba muy joven y sentada con un grupo de mujeres, todas vestidas de blanco, en un Prado verde, bordando con bastidores, cosa que ella hacía muy bien. Se levantó, se acercó a mí y nos fundimos en un abrazo interminable.

Fue muy hermoso