Aunque los lazos materiales desaparecen con a muerte de un Ser Querido,

los espirituales se fortalecen cuando nos unimos con ellos en oración.

El Vuelo de la Mariposa

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Vanesa: Relato de vuelo

13/04/2019

Vanesa: Relato de vuelo

Hola quiero compartir mi experiencia del vuelo de la mariposa con ustedes:

Fue algo maravilloso, era mi primera vez realizando el vuelo y Mar Barros me fue guiando muy bien y me dio mucha tranquilidad en mi camino, porque me sent√≠ segura y acompa√Īada en todo momento. 

Después de la oración y nuestra meditación, sentí que abrí mi corazón hacia mi mamá, me llené de emociones y momentos felices que compartimos, dejé el amor entrar en mí y empecé a buscar por ella, (una vez que empezamos la experiencia no hay que buscar, sino mirar todo sin poner expectativas. Sabía que la iba a encontrar.

En mi camino encontr√© mucha luz resplandeciente, cielo, nubes, paz. Me mire a m√≠ misma y llevaba un vestido suelto color rosa, mezclado con blanco y sandalias tambi√©n del mismo color. 

Llegué a un templo blanco y dorado muy bonito. Vi cosas hermosas brillantes: oro, diamantes, luz blanca resplandeciente. Ingresé a un dormitorio y encontré una cuna que se mecía pero allí no había nadie.

No encontr√© ninguna persona, pero luego interpret√© que quiz√°s era la casa de mi madre ya que todo era tan bonito y hab√≠a una habitaci√≥n con una cuna, quiz√°s se√Īal de que viv√≠a all√≠ con mi hermanito (fallecido a los pocos meses de vida).

Supe que allí no estaba y entonces salí de ese lugar por una puerta que encontré. Sabía que tenía que seguir buscando. No hay que buscar, sino mirar todo sin poner expectativas. (Nota de Jose Luis)

Afuera me encontr√© con una pradera de un verde muy bonito y me dirig√≠ hacia un √°rbol enorme; las hojas se mov√≠an, el pasto se mov√≠a. Abrac√© el √°rbol y le ped√≠ me mostrase el camino. Sub√≠ al √°rbol, me trep√© por sus ramas y a lo lejos visualic√© un pueblo muy hermoso. 

Empec√© a volar, desplaz√°ndome por todo ese pueblo tan maravilloso; calles de piedras grises, casas antiguas muy bonitas de piedras especiales. 

Me detuve en una de ellas, que me llam√≥ mucho la atenci√≥n. 

Vi una puerta marrón oscura que estaba entre abierta. La abrí y entré.

Al ingresar a la casa, la primera sala ten√≠a una mesa de madera con sillas alrededor. Not√© una l√°mpara de pie, grande. Mir√© hacia arriba y vi colgando una ara√Īa de techo muy bonita. Mir√© a la izquierda y not√© un espejo cuadrado y me vi a m√≠ misma. Luego entr√© a una habitaci√≥n, abr√≠ un closet y observ√© ropa de ni√Īa. Eran vestidos largos antiguos.

Al darme vuelta, encontr√© una ni√Īa de vestido blanco que me miraba sonriente. No supe qui√©n era. Le pregunt√© si me conoc√≠a y asinti√≥ con la cabeza, sonriente. Le pregunt√© si sab√≠a d√≥nde estaba mi madre y nuevamente me asinti√≥ sonriente con la cabeza. Parec√≠a que me estaba esperando. Comenz√≥ a correr lentamente y mirando hacia m√≠, como d√°ndome se√Īal que la siga. Empec√© a seguirla. Luego me extendi√≥ su mano y subimos una escalera de madera marr√≥n y redonda. Al llegar al piso de arriba, ella abre una puerta y me mostr√≥ lo que hab√≠a. 

Al ingresar a esa habitaci√≥n vi una mesa grande, alargada y cuadrada. Llena de bandejas de oro con comida fresca y con frutas deliciosas. Resaltaban las uvas hacia los costados y mucha comida. Tambi√©n hab√≠a copas doradas. Al mirar, vi a mis t√≠as, a mi abuela y muchos familiares ya fallecidas, todas sonrientes y felices. Se las ve√≠a j√≥venes y disfrutando de un lindo momento, y vi a mi mam√°!!!! Mi mam√° luc√≠a joven, bien bonita y sonriente tambi√©n. 

Vi a Ren√©, que era como una segunda mam√° de mi madre, que se quer√≠an mucho. Me acerqu√©, las abrac√© a todas. Abrac√© a mi mam√° con mucha emoci√≥n, y ella y todas me sonre√≠an. Ten√≠an mucha alegr√≠a, paz y calma. 

Le pregunt√© a La Ni√Īa qui√©n eres? Me contest√≥ que era la hija de Ren√© (luego record√© que mi mam√° y mi abuela me hab√≠an contado, hace m√°s de 30 a√Īos, que Ren√© hab√≠a perdido una hija que ten√≠a cinco a√Īos)

Las abrac√© otra vez a todas con alegr√≠a, especialmente a mi madre, y luego me desped√≠ de ellas con mucha emoci√≥n. 

Mar me guió de regreso por el mismo camino que había llegado hasta allí. Abrí los ojos con mucha emoción y llanto…

 

Excelente experiencia, muy recomendable.

Quiero agregar que unos d√≠as atr√°s yo le hab√≠a pedido a mi madre que me mostrase en sue√Īos d√≥nde se encontraba, qu√© hac√≠a, con quien estaba, etc‚Ķ Y ayer 4 de diciembre del 2018, en Facebook vi que iban a realizar el vuelo de la mariposa. Ped√≠ para hacerlo e inmediatamente me agregaron a la oraci√≥n y, efectivamente, pude ver y saber d√≥nde se encuentra mi madre.

Es una experiencia muy reconfortante. Personalmente me trajo mucha paz y amor a mi alma el saber que mi madre se encuentra bien y feliz junto a los dem√°s seres queridos. Muchas gracias infinitas y bendiciones a Mar Barros por guiarme en mi camino y a Karol Lilian Grijalba por a√Īadirme al vuelo y a Jos√© Luis

Testimonio de Lizbeth

13/04/2019

Testimonio de Lizbeth

Hola quiero contarles a todos la cosa más maravillosa que me ha dado Dios aquí en Costa Rica el viernes 15 de agosto era el día de la madre y cuál fue la sorpresa más bella que me sucedió, Jose Luis ese día me llamó y me dijo que íbamos a hacer El vuelo de la mariposa y les quiero contar que Dios me dio el regalo más maravilloso que pude desear.

Jose Luis me guió y pude llegar a ver a mi hermosa bebé y también a mis abuelitos, ya sé que puedo tener un poquito de paz porque sé que ella está en un lugar hermoso y lleno de paz.

Por fin pude agarrar sus manitas y comérmela a besos.

Le pido a Dios que siga ayudando a Jose Luis para que siga guiando a tantas personas que como yo estamos en una agonía tremenda sin saber de nuestros seres queridos.

Quería compartir con ustedes mi hermoso viaje.

El regalo m√°s hermoso que Dios me ha dado.

Testimonio de Sonia

13/04/2019

Testimonio de Sonia

Quiero compartir mi humilde, pero la más humilde opinión de lo que SIENTO desde el punto de vista de mi corazón...

El d√≠a que vi a mi hijo Little Bill, le dio un beso a su papito. Mi esposo me pregunt√≥ que c√≥mo es que lo vio a √©l (a mi esposo) y le dije que Little Bill s√≥lo movi√≥ un poco su cabecita a la izquierda y le dio un beso tan, pero tan tierno... que en ese instante entend√≠ inmediatamente que mi hijo siempre est√° con nosotros. Que aunque √©l hubiera estado debajo del agua o en alg√ļn otro lugar, hubiera sido exactamente igual, o sea que no tiene que ir a ning√ļn lado para vernos. Me qued√≥ m√°s que claro que √©l siempre nos lleva con √©l... y no nosotros a √©l. D√©jenme ver si me puedo explicar mejor, que ahora siento que es √©l, el que nos ha integrado a su nueva vida, lo que me ha hecho sentir tanto amor y me ha hecho evolucionar un poquito en la forma de ver su transici√≥n a su nueva forma de vivir, que cuando √©l le dio un beso a su papito, se lo dio realmente a su cuerpo espiritual que es el que importa, y es que nos lleva con √©l espiritualmente y nosotros en nuestro coraz√≥n. Esa es la conexi√≥n entre nosotros (o ustedes no s√©), que si mi esposo est√° en su trabajo, yo en casa y sus hermanos en la escuela es decir que no est√©n nuestros cuerpos f√≠sicos reunidos en un mismo lugar en la casa por ejemplo, mi hijo est√° con todos.

Testimonio de Conchi

13/04/2019

Testimonio de Conchi

Saludos Jose Luis:

Quiero darte las gracias por lo que ha sucedido ya que t√ļ has sido la causa inicial de ello y en consecuencia de la paz que ahora tiene mi coraz√≥n.

Contact√© con Montse de Burgos y el pasado 1 de mayo hice el vuelo con ella. Adem√°s se desplazaron para conocernos Nines de Valladolid, con la que hab√≠a hablado por tel√©fono, e Irene de Burgos. La verdad es que yo no iba muy esperanzada en conseguirlo, pero sucedi√≥ el milagro.... Tuve en mis brazos a mi hija de nuevo, la vi sonre√≠r, la vi contenta... No puedo describirte mis sentimientos, la emoci√≥n tan profunda que sent√≠... Bien es cierto que no acababa de creerme lo que hab√≠a sucedido y no hac√≠a m√°s que darle vueltas, que si me lo habr√© imaginado, que si ha sido una sugesti√≥n,... qu√© s√© yo, buscaba explicaciones a lo inexplicable y tuvo que ser Javier, mi marido, el que me "convenci√≥" de su realismo -√©l asisti√≥ al vuelo-. Adem√°s yo me hab√≠a imaginado la experiencia de otra forma, pensaba que iba a ver a Celia tal y como la ve√≠a en su habitaci√≥n..., y ha sido tan distinto, tan irreal, tan m√°gico, ..., no s√© cu√°l es la palabra... La verdad es que ya he dejado de darle vueltas y lo √ļnico que siento desde ayer (el d√≠a del vuelo estaba agotada f√≠sica y mentalmente, adem√°s de muy nerviosa...) es una sensaci√≥n de profunda paz. Ni siquiera ahora que lo he vivido (y que pienso repetir) sabr√≠a describir como es la experiencia, creo que no hay ninguna palabra de este plano que pueda describirlo.... Pero much√≠simas gracias, de coraz√≥n, por haberme permitido vivir lo que he vivido (o so√Īado, da igual...) y por ponerme en contacto con personas tan extraordinarias y cari√Īosas como Montse, Nines, Irene o Rosa de Salamanca. Esto te hace pensar que incluso en esta orilla de la vida que nos ha tocado vivir hay cosas buenas y sobre todo gente especial, que ha sabido descubrir en su desgracia un sentido a su vida. Gracias.

Sigo teniendo muchísimas preguntas y dudas que trasladarte, pero por ahora prefiero disfrutar sin más de lo vivido. Gracias de nuevo. Un abrazo.

Conchi

Testimonio de Vanesa

13/04/2019

Testimonio de Vanesa

Hola a todos:

Soy la mama de Diego. Esta ma√Īana al levantarme, lo primero que hice fue encender el ordenador, lo hago todos los d√≠as para mirar si sale algo en los peri√≥dicos del caso de mi peque, pero no s√© por qu√© esta ma√Īana no he abierto antes el correo. Nada m√°s abrirlo me encentro un mensaje de Jose Luis. Lo abro y veo que me ha mandado un vuelo. Me da miedo, pero al momento me estoy bajando el Pando y comienzo a escucharlo.

Entonces escucho decir a Antonio que al entrar hab√≠a un ni√Īo y Jose Luis le manda volver a ver qui√©n es. Yo, que soy muy esc√©ptica, pens√© que Jose Luis ya habr√≠a hablado con Antonio para darme √°nimos. Pero cu√°l es mi sorpresa cuando escucho a Antonio decir que mi peque le dice que me sigue secando el pelo y pein√°ndome... Dios... yo ni siquiera a mis familiares les hab√≠a contado que siempre que me secaba el pelo ven√≠a √©l y ten√≠a que dejarle que me lo secase un poco. Tambi√©n, mientras que esper√°bamos e bus del cole, √©l se sub√≠a al banco de la parada y me intentaba hacer coletas con la goma del pelo, aunque no sab√≠a, le chiflaba peinarme. De verdad, no hab√≠a vuelto a pensar ni a decirle a nadie eso, os lo prometo.

Todavía estoy un poco... no sé cómo explicarlo, incluso hoy cuando fui al cementerio y cuando me sequé el pelo (que no tenía pensado hacerlo hoy) le he pedido que siga peinándome.

Muchas gracias a todos, GRACIAAAASSSS